Estudios recientes sobre cambio climático y género, como los realizados por la Universidad de Exeter (Reino Unido) o el publicado por la investigadora española Rivera-Ferre, señalan claramente que son las mujeres el grupo más vulnerable al cambio climático, tanto en los países en desarrollo como también en los europeos. Y sin embargo, su participación es minoritaria o nula en el sector académico, en las cúpulas de las empresas del sector, en los foros de debate y en los espacios de toma de decisión acerca de estas problemáticas.

De igual forma, el Parlamento europeo aseguró que “la participación desigual de las europeas en los procesos de adopción de decisiones y en los mercados laborales les impide ser tenidas en cuenta en la planificación de políticas climáticas».  Y, según la Univ. de Exeter, esto conlleva “un freno” a la incorporación de medidas contundentes para combatir el cambio climático.

A fin de resolver esta disparidad, la ONU aprobó la pasada cumbre del clima en Bonn un Plan de Género que busca y promueve “más participación de las mujeres en las negociaciones internacionales de cambio climático, con el objetivo de que las posiciones de los países en las mismas también contengan las prioridades de las mujeres”.

Paradójicamente, entre las mujeres y las energías sustentables el vínculo es más fuerte que en otros sectores. Según IRENA, Agencia Internacional de las Energías Renovables, mientras que en el sector de fuentes fósiles la participación femenina llega al 22%, en el sector de las renovables llega al 32%.

Asimismo, un estudio presentado por Kellie McElhaney y Sanaz Mobasseri (Univ. de Berkeley) indica que las empresas con mayor número de mujeres en sus cargos directivos invierten más en energías renovables y le dan más importancia a los riesgos ambientales.

En conclusión, el aumento de la participación de las mujeres en el sector de la energía eléctrica conlleva un beneficio de ida y vuelta: el trabajo femenino fortalece y enriquece la difusión e implementación de energías limpias y, a su vez, estas fuentes renovables mejoran sus vidas, siendo el sector de la población más vulnerable a la contaminación y a los efectos negativos del cambio climático.

ARSOLAR, una empresa argentina conformada en su mayoría por mujeres, colabora desde sus inicios activamente para revertir esta desigualdad capacitando y promoviendo sus cursos entre la comunidad toda sin distinción de género, sabiendo de la necesidad de aumentar la proporción de mujeres dentro del sector de la energía solar.

ARSOLAR

PD: Hoy tienes todo lo necesario para sumarte a esta revolución en energía solar y subir un escalón más en tu vida profesional. No es dinero ni tiempo lo que te falta para dar el siguiente paso. Es solo cuestión de tomar la decisión correcta. ¡Porque tu futuro se lo merece! 

Hoy es el momento indicado para invertir en tu formación y de adquirir las habilidades que te pondrán en un lugar de privilegio frente a la gran demanda de especialistas en energía solar.

Ingresa ahora AQUÍ o envíanos un mensaje de WhatsApp al +5491165985768 con tu nombre y la frase "Tengo interés en dar el siguiente paso"

O si estás desde un celular y tienes WhatApp, directamente => haz clic AQUÍ

¿Quieres convertirte en especialista en energía solar?

Conoce más información acerca de nuestro Curso ONLINE de Energía Solar Fotovoltaica que tiene un ¡éxito rotundo en todo Hispanoamérica! y ponte en un lugar de privilegio frente a la gran demanda de especialistas que año tras año crece a pasos agigantados.

Abrir chat
1
No te quedes con dudas, ¡escríbenos aquí!